el otoño en Isaba

0
304

La localidad navarra de Isaba tal vez tenga menos fama que el archi-manido hayedo abetal de Irati de la vecina Ochagavia. Pero curiosamente es Isaba la localidad que mejor abre la puerta del otoño, cruce de caminos que conecta con los mejores rincones del pirineo navarro para conocer el auténtico otoño.

© Miguel Angel Muñoz
© Miguel Angel Muñoz

Según la Wikipedia Isaba es un municipio español de la Comunidad Foral de Navarra, situado en la merindad de Sangüesa, en la comarca de Roncal-Salazar, el valle de Roncal y a 94 km de la capital de la comunidad, Pamplona. Es el municipio de mayor población de los siete que forman el valle. Su población en 2012 fue de 507 habitantes.

Mi visión, después de años de visitas y estancias veraniegas y otoñales es algo distinta. Subida en un promontorio de estratégico cruce de caminos la historia ha querido que esta villa tenga carácter, una fuerza “magnética” diría yo… La verdad que no deja a ningún visitante indiferente, esa sensación del viajero se contagia en las conversaciones de los recién llegados, pero quien visita Isaba, repite, lo digo porque llevo haciéndolo casi 20 años.

Visitar el otoño…todo un aprendizaje

Quien viene de visita a Isaba suele ser por motivos variados, pero no hay que olvidar que en Otoño, “los novatos” suelen venir a visitar y conocer “La Selva de Irati” nombre con que se conoce a un extenso hayedo-abetal situado en la cabecera del río Irati, en los valles de Aezkoa y Salazar. Con sus 17.000 hectáreas, constituye uno de los bosques europeos más extensos y de mayor riqueza medioambiental. Vamos un poderoso imán de visitantes que últimamente se ve desbordado en fechas muy marcadas como pueden ser los fines de semana de otoño. Pero que si nunca lo has visitado, pues si…debes hacerlo… aunque hayedos abetales por aqui…hay muchos si, incluso algunos aunque no tan grandes igual de bellos

© Angel Sánchez Carbonell
© Angel Sánchez Carbonell

Mucho más que Irati…

Como ya puedes Intuir los atractivos de Isaba no solo se basan en hacer de cuartel general para hacer las visitas a este hayedo. Desde la misma localidad de Isaba parten y cruzan decenas de caminos, entre ellos el GR-11 que atraviesa el pirineo y que en sentido oeste – este nos viene desde Ochagavia para cruzar el pueblo y seguir hacia Zuriza pasando por las crestas del imponente “Ezcaurre” uno de los balcones de más vertigo de todo el pirineo. También puedes hacer rutas circulares como la que recorriendo el parte del valle de Belabarze  se interna en un bosque de hayas y boj de auténtico cuento de hadas, al poco de atravesar la angostura de “Ateas de Belabarze” para luego volver bajando la ladera de la Tejería que conecta la carretera de  Zuriza con el valle de Belagua y posteriormente los últimos 2km por la carretera que lleva a Isaba, no sin antes pasar por unos puentes como estos.

© Angel Sánchez Carbonell
© Angel Sánchez Carbonell

El rincón de Belagua y el Karts de Larra

¿Qué decir de Belagua y el Karst de Larra?  ¿Se puede añadir algo más? Auténticas maravillas naturales desde donde parten también decenas de senderos de todos los niveles, desde rutas adaptadas para personas con alguna deficiencia motriz, hasta ascensiones donde el laberinto pétreo de Larra te dejará con la boca abierta de ese imponente laberinto Kárstico. Nosotros te proponemos una ruta circular de unos 13 km por Belagua que no te dejará indiferente, sube por un bosque prieto y semi oscuro de boj que va cediendo terreno según se gana altura a un hayedo hasta el propio collado donde comienza la base del Alto de Lapazarra donde se intuye ya el laberintico karst donde las chovas piquigualdas les hablaran al oido.

© Angel Sánchez Carbonell
© Angel Sánchez Carbonell

Después girar en semi círculo en sentido a alas agujas del reloj hacia Aztaparreta, bajando por Peñas del Rey, Rincon de Belagua, todo un lujo para los sentidos, panoramicas, piedra, hayedos, abetales, bosques de boj, acebos, y toda la fauna de este rincón que te deja impresionado por su belleza.

Isaba y el Hostal Lola

Pero Isaba es mucho más… La gastronomía es un punto interesante donde no se puede dejar de nombrar al Hostal Restaurante Lola, un clásico de la hosteleria pirenaica, gobernado por Jose, un auténtico embajador de Isaba, que siempre ha sabido combinar la sencillez y buen servicio de su Hostal Restaurante con una cocina sabrosa, accesible y potente, ahora de la mano del baztanés Mikel que tiene buena mano con el fogón.  Desde luego no se puede perdonar pasar por Isaba sin haberse sentado a la mesa del “Lola” y si te hospedas tendrás además la sensación de estar como en casa pero servido con profesionalidad y en un alojamiento  iconográfico de esta localidad.

Podría escribirles muchas más ventajas de conocer esta localidad del norte de Navarra, pero paso a paso se hace el camino, lentamente como los buenos vinos.  (continuará…)

Compartir
Artículo siguienteEl senderismo es un post de prueba

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.